Louis

Publicado: julio 19, 2009 de kantaroth en Locura unviersal, Rastros en la mente
Etiquetas:, , , ,

Louis es un niño como cualquier otro en un pequeño suburbio de New York, a el no le gusta donde vive pues disparos se escuchan cada noche, a consecuencia de que es una zona en disputa de Drug Dealers y distintos Gangs. Pero siempre hay una razón por la cual quedarse donde estas y en este caso era una mujer.
Cada mañana el se levanta y desayuna lo poco que sus padres le pueden servir, ellos son inmigrantes mexicanos ilegales, Louis sin embargo nació ahí y por ende es tomado como niño norteamericano, lo que le causa molestia pues las personas les gritan ademanes a sus padres mientras que a él simplemente lo ignoran. Su rutina semanal es la misma, pues cuando termina de desayunar se prepara para ir a la escuela, ocasionalmente se baña ya que el agua del lugar es fría debido a su viejo calentador el cual generalmente no quiere funcionar, ocasionándole constantes resfriados. Sus padres le ofrecen antes de salir pastillas vitamínicas, lo cual siempre ha confundido a Louis ya que el se pregunta ¿de donde sacan dinero para pagarlas? –simplemente tómalas, lo que cause bienestar no debe tener objeciones—continuamente le respondían sus padres. Dejando fuera el extraño tópico de las pastillas puesto que quiero proseguir a revelar un suceso en la vida de este joven que marcó su existencia para siempre.
Al salir a las frías calles de NY donde las personas caminan hacia un destino efímero, nadie presta atención a las cosas maravillosas de la vida, lo cual puede parecer triste; es trivial el pensar que una persona no brille por su provechosa existencia y si lo haga por cosas tan irrelevantes en nuestro haber que a veces me pregunto ¿en realidad merecemos ser felices?
Louis baja el pórtico de su edificio, verificando con sumo cuidado las personas que están en la calle, él detesta encontrarse con vagos que le causan miedo con falacias sobre la palabra del Todopoderoso o gandules que creen ser la fuerza máxima de la calle solo por portar una 9 mm. Aun con cierta incertidumbre decide comenzar su viaje; su calle se compone de varias edificaciones antiguas y una tienda en la esquina, con calles hacia las calles principales de la ciudad. Caminando rápidamente hasta llegar al punto donde se centraliza toda su atención, día tras día, mañana por mañana, la misma mujer en el mismo pórtico vistiendo las mismas gastadas ropas.
Su tez ya de por si misma morena se ve mas obscurecida por las quemaduras del sol, ella viste esa misma falda roja totalmente blanqueada por su uso, medias negras que, por mas extraño que parezca, siempre estaban impecables, como si fuesen nuevas; su cabello teñido de rubio donde se dejaba ver la raíz obscura se encuentra siempre maltratado, como si alguien lo despeinase; su ropa siempre provocativa se ocultaba debajo de una sudadera holgada. Ella siempre lo veía de una manera tan enternecedora como cuando una madre ve por primera vez a su hijo recién nacido y al mismo tiempo con la mirada agachada parecía ocultar una gran pena.
Cuando Louis pasa esa escena llena de un extraño alivio e incomodidad sigue en su misma y aburrida rutina, llegar a la escuela, fingir que esta en clase ya que nadie mas pone atención a lo que indica un malhumorado maestro cuyo tiempo pierde en hablar superficialidades de temas filosóficos pretendiendo ser un erudito.
Louis se pierde en los temas que le lleguen a su mente, lo que quiere ser cuando crezca, el sueño de anoche, la música que escucho en la radio, sus compañeros, y un largo etcétera; hasta que da la hora en que el sol brilla en lo mas alto, aunque este esté opacado por nubes grises.
En su casa es casi lo mismo, se divierte viendo a las personas desde la ventana de su casa, inventando historias sobre ellos, tratando de matar el ocio. No es sino hasta que cae la noche cuando su madre le indica que debe ir a dormir.
Otro hecho sobre esa persona de mirada vigilante es como en las noches siempre esta en la misma esquina, con ropa más pequeña, y aunque el frío cale de tal modo que duelan los huesos, ella siempre lleva provocativas vestiduras.
Todos nosotros que hemos perdido ya la inocencia desde hace tiempo ya comprendimos el estado de esa mujer, pero ¿Por qué prejuzgarla encasillándola en el papel de ramera? ¿Porque no pensar en que ella solamente ayuda a los vagabundos ofreciéndoles comida? Estamos tan acostumbrados a los malos pasajes de la vida que esto ya no nos afecta en lo mas mínimo, ni se nos ocurre pensar en el problema que esa persona vive. Somos el reflejo de lo que vivimos y vemos.
Un día, sin importar cual, Louis decidió hablar con su madre y por fin conocer mas sobre esa mujer –madre, no tengo tiempo y me ganan las ansias de saber ¿Quién es esa mujer? Aquella que se encuentra ahí para afuera de su pórtico, la cual ya me espera para observar mi caminar–. Con una mueca en su arrugado rostro respondió – no te intereses en personas que no valen en esta vida, pues esa mujer es una prostituta y debes alejarte de ella, pues ella es solo la prueba de la malicia carnal de los hombres–. Con una mirada de desconcierto a punto de salir corriendo a gritar decidió callar y simplemente seguir con su vida.
No fue sino hasta que cumplió los 13 cuando su libido empezó a cambiar su personalidad y en un estado de excitación salio en la noche para conseguir aquello que todo hombre desea conseguir, aunque no sea de manera directa. Al acercársele ella empezó a sentirse nerviosa y caminaba alejándose del muchacho, este con incrementar un poco mas la velocidad de su paso consiguió alcanzarla. Estando una vez juntos él sin titubear hizo la pregunta con la que este tipo de personas empiezan a hacer su labor. Ella totalmente en estado de shock, como quien ve un fantasma en lo mas obscuro de la noche, comenzó a llorar y gritar, lo cual solo ocasiono el malestar del muchacho quien se basto de un golpe para callarla y dejarla en el piso donde sacio sus deseos mas profundos. Una vez que termino le dejo el dinero y se retiro.
A la mañana siguiente lo despertaron sonidos de personas platicando fuertemente desde la calle, se asomo por aquella ventana donde creaba historias fantasiosas y noto que llevaban un cadáver en una bolsa, creyó que era otro asesinato entre bandas sin embargo no fue así puesto que su madre llego llorando a su cuarto, diciéndole la verdad que le cambiaria su vida: la persona a la que mataron, aquella prostituta que insensiblemente juzgue y que ahora me arrepiento de haberle criticado de la manera mas injusta era tu madre.

comentarios
  1. M dice:

    Me quedo con la idea. Me gustaría hacerla cortometraje. Estoy en shock, se tiró a su mamá, no mames, jajaja.

  2. jonashinji dice:

    chingona la historia Bro *hace saludo militar*

  3. Lida dice:

    hay una cancion q se llama dancing with the devil
    de immortal technique
    q habla de algo paresido..
    kano m da weva leer por eso no t comento xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s